Se acercan las fechas navideñas y si algo podemos afirmar en la incertidumbre que rodea este último mes de año es que, con mucha probabilidad, comeremos en exceso.

Para la mayoría de los asistentes a las comidas y cenas familiares, el atracón no supondrá más que alguna digestión un poco más pesada de lo habitual, sin embargo, para algunas personas el despliegue de comida navideño es algo con lo que deben lidiar por prevención y para prevenir efectos adversos en su salud. Es el caso de mujeres embarazadas, pacientes de diabetes o celiacos.

A continuación, analizamos uno de los productos estrella de Ibéricos Garcinuño que puede estar en el punto de mira de algunos comensales: el jamón ibérico.

¿Los diabéticos pueden comer jamón?

Pese a clasificarse popularmente como un “embutido”, no lo es. Su proceso de elaboración y secado es diferente al del lomo, salchichón o chorizo, y sus propiedades, también. El jamón es la excepción de muchas de las reglas que se aplican a los productos curados del cerdo, su grasa es de las más saludables y digamos que su “peor” ingrediente, es la sal.

Esta diferencia en el tipo de grasa que contiene el jamón con respecto a otros productos embutidos o curados es lo que posibilita a las personas con diabetes su consumo, siempre que sea ocasional y moderado. La calidad de esas vetas blancas que dan al jamón su textura y jugosidad depende también del proceso de curación, la alimentación y la cría del animal, por lo que, si el cerdo es ibérico y su alimentación ha sido rica en ácido oleico, mucho mejor.

¿Los embutidos tienen gluten?

La respuesta es no. Los embutidos y curados en sí mismos no tienen gluten, por lo que no representan ningún problema para los celiacos. La celiaquía es una intolerancia al gluten, compuesto de algunos cereales como la cebada, el trigo, centeno o a la avena. Existen distintos grados de celiaquía en función de cómo afecta la ingesta del cereal a cada persona, pero los productos frescos del cerdo, embutidos ibéricos y curados como el lomo embuchado o el jamón de cebo ibérico no tienen ni rastro de gluten. Los celiacos pueden comer jamón ibérico o cualquier embutido siempre que sea de una marca de confianza que garantice la ausencia de gluten en los aditivos utilizados para su elaboración.

Todos los curados y embutidos ibéricos de Garcinuño son completamente libres de gluten, puesto que utilizamos ingredientes tradicionales y 100% naturales a lo largo de todo el proceso, como la propia tripa del cerdo ibérico, ajo, sal, orégano o pimentón.

Comer jamón en el embarazo

El jamón ibérico es un imprescindible en las reuniones navideñas, sea jamón ibérico loncheado y envasado o en su versión de pieza entera, aromatizando la estancia, esperando el corte oportuno sobre el jamonero. Durante años, la recomendación para las embarazas ha sido prescindir de su sabor, uno de los sacrificios gastronómicos más difíciles que las mujeres gestantes deben hacer para prevenir la famosa toxoplasmosis. Pero, ¿está justificada está restricción? ¿Puede una mujer comer jamón ibérico en el embarazo?

¡Tenemos buenas noticias! Numerosos estudios recientes, entre ellos el del Centro Tecnológico Agroalimentario, concluyen que comer jamón en el embarazo es seguro, siempre que el jamón cumpla unas condiciones de elaboración y curado: 24 meses de curación.

Hasta hace poco tiempo etiquetábamos el jamón como carne cruda, sin embargo, se ha demostrado que el proceso de curación superior a 14 meses elimina la acción del parásito causante de la toxoplasmosis. Aunque aún no hay protocolos de comunicación oficiales respecto a este tema, las investigaciones apuntan desde hace años a que las recomendaciones están a punto de cambiar. Por tanto, cuanto más curado esté, más seguro será comer jamón ibérico en el embarazo. En el caso del jamón de cebo ibérico Garcinuño, la curación mínima es de 24 meses.

Aunque las posibilidades de contraer la toxoplasmosis consumiendo jamón ibérico en el embarazo sean ínfimas, muchas mujeres se sienten más seguras congelando el jamón antes de consumirlo. Si optas por esta opción asegúrate de que congelar el jamón a una temperatura inferior a -20ºC, pues la mayoría de los congeladores domésticos solo llegan hasta -18ºC.

En cualquier caso, el jamón de cebo ibérico Garcinuño cumple todos los requisitos mencionados para ser un alimento saludable y apto para todos que no puede faltar en tu mesa esta Navidad.

Para garantizar el correcto funcionamiento de nuestra página web hacemos uso de las famosas cookies como cualquier otra página. Si quieres saber más sobre ellas haz clic aquí.